el fundador: JULIAN AXAT
el jefe: MARIANO MAFFIA
el bicho: RODOLFO SECCO
el negro: GABRIEL SAGASTUME
columna de arte: ANONIMO

Buscar este blog

Cargando...

martes, 15 de julio de 2014

Friedrich Dürrenmatt

Friedrich Dürrenmatt
En el programa del 14 de julio de 2014 hablamos del escritor suizo FRIEDRICH DÜRRENMATT, autor de cuentos, novelas, ensayos, radioteatros, guiones para la televisión y obras de teatro.
Sus temas giran siempre alrededor de la justicia y sus injusticias. El papel que cumple en la sociedad moderna, la influencia del dinero, del poder político, de las creencias morales.  
Los personajes de Durrenmatt parecen a veces derrumbarse luego de defender sus convicciones, al enfrentarse a sus propias contradicciones.
Comentamos sus obras "LA AVERIA" "JUSTICIA" y escuchamos la música de FOCUS.                     

martes, 8 de julio de 2014

Michel Tournier y Serge Gainsbourg

En el programa del 7 de julio de 2014 hablamos del escritor francés MICHEL TOURNIER, quien reescribió la historia de Robinson Crusoe pero desde el punto de vista de Viernes, el nativo, quien trata de inculcarle sus costumbres al marinero escocés abandonado. Contamos su opinión acerca de la llamada literatura infantil y escuchamos algo de música en francés con SERGE GAINSBOURG Y JANE BIRKIN en su famosa canción "Je t'aime moi, non plus"
 
Serge Gainsbourg y Jane Birkin

miércoles, 2 de julio de 2014

Marqués de Sade y María Gabriela Epumer

El 30 de junio de 2014 le dedicamos el programa a BICHO, con saludo de Mary incluido. Hablamos del MARQUES DE SADE


, de su literatura y de su filosofía, a partir de la noticia del hallazgo del manuscrito de Los 120 días de Sodoma, que será próximamente exhibido en París.
En la música, homenajeamos a MARIA GABRIELA EPUMER porque se cumplía un aniversario de su muerte.

martes, 24 de junio de 2014

Stephen Dixon

Stephen Dixon
En el programa del 23 de junio de 2014 hablamos de un escritor "nuevo" para los que hablamos y leemos en castellano, el norteamericano STEPHEN DIXON. de gran trayectoria y extensa carrera literaria con más de 40 obras publicadas, recién ahora se lo traduce y se lo publica en nuestro idioma. De él hablamos y contamos algo de sus cuentos y novelas y para compañar escuchamos a algunos maestros del blues: Hendrix y BB King en un concierto increíble, y Steve Ray Vaughan haciendo malabares con la guitarra.

Jimi Hendrix y BB King

martes, 10 de junio de 2014

JOSEPH ROTH y STING

En sus recuerdos de Joseph Roth el cineasta húngaro Géza von Cziffra lo llama “el santo bebedor” en alusión al título de uno de los libros del escritor (La leyenda del santo bebedor), quien tenía la capacidad de volverse entrañable en lo personal a pesar de su alcoholismo y su mitomanía. Casi siempre un alcohólico resulta desagradable por su impertinencia y el egoísmo característico de estos enfermos, y un mitómano, aunque pueda muchas veces ser un verdadero poeta de la mentira, produce también rechazo lo cual es realmente algo hipócrita si se toma en cuenta que toda sociedad es mitómana colectiva por naturaleza. Sin embargo, todos los conocidos de Roth quienes escribieron memoriales en torno a su persona resaltan sus virtudes —la generosidad, la ironía, la inteligencia mostrada ya fuera sobrio o borracho— y descartan sus manías o extravagancias. Joseph Roth, el judío quien se había convertido al catolicismo y era un miembro conspicuo del movimiento legitimista que aspiraba a restaurar en Austria el imperio de los Habsburgo, era visto por muchos de sus contemporáneos como un excéntrico por esta postura a la cual le fue fiel en los últimos años de su vida. Y el escritor se volvió un conjurado. Como muchos exilados políticos soñaba con la caída del régimen execrable —para él la propia democracia por ser un sistema impotente para evitar el ascenso de los nazis y la anexión de su amada Austria al Tercer Reich— y participaba en conspiraciones de café para la restauración de la monarquía en su país de adopción al cual amaba ciertamente con locura y si bien había sido oficial del Ejército austrohúngaro se inventaba historias y hazañas más que por presunción falsa, para demostrar de esa manera la enormidad de su amor delirante. Pero una vez, deprimido ante las noticias que auguraban la anexión de Austria ante el avance de los nazis y como si presintiera ya el paseo triunfal de Hitler por las calles de Viena, Joseph Roth se derrumbó, por sentir la fuerza de los acontecimientos semejante a una corriente impetuosa que todo lo arrasa, convertida la historia en un huracán destructor. Entonces, como expresión de una impotencia plena y con el tono lastimero de un salmo antiguo el escritor dijo que si el buen Dios lo hubiera destinado para algo grande le habría dado otro cuerpo sin piernas hinchadas, otra cabeza sin la ceguera temporal que lo arrinconaba en habitaciones oscuras, pues si era una piltrafa: ¿cómo podía luchar? “¿Cómo un inválido puede ayudar al Káiser a reestablecer sus derechos?”. Con esas palabras, convirtió la bebida en un destino, su condición en una fatalidad y al resignarse a ello, se entregó a un dolor profundo impuesto a la existencia como la marca injusta e inevitable de los perdedores. Y luego Joseph Roth lloró en silencio durante un largo rato. El testigo de ello, von Czifrra dice que el hombre limpió finalmente sus últimas lágrimas, pidió un cognac doble y se fue a otra mesa, con otros comensales, pues estaban en un café.

miércoles, 4 de junio de 2014



  1. John Banville es un novelista irlandés, "uno de los grandes talentos de la lengua inglesa", Premio Booker 2005. Escribe también novela negra bajo el seudónimo de Benjamin Black. Nacido el 8 de diciembre de 1945 en Wexford, Irlanda, ha recibido hoy el Príncipe de Asturias.
    "...mi mayor ambición sería escribir una novela negra sin crimen..." Gracia a él Marlowe despertó del sueño eterno.
 

martes, 3 de junio de 2014

Philip Roth y The Doors

Philip Roth
 DECISIONES
                El señor Philip Roth se despide,  sí el más ejemplar de los narradores, según dicen, deja de escribir, confimó su decisión de 2012 de dejar la literatura. El anuncio fue hecho por el propio autor a la revista francesa Les Inrockptibles, "se acabó, Némesis ha sido mi último libro" declaró.
                A los 79 años confesó que es consciente de que se le acaba el tiempo, razón por la cual solo relee sus novelas favoritas.
                Entre los años cincuenta y sesenta, un nuevo grupo de novelista norteamericanos tomó el mando de la famosa “generación perdida”, Saul Bellow, Bernard Malamud, Norman Mailer, todos de procedencia judía. El más joven era un tal Philip Roth, el único no judío era John Updike.
                Philip debutó a los veintiséis años con un libro de relatos que obtuvo uno de los más prestigiosos premios americanos, el National Book Award, sin embargo, el éxito le llegó con “El lamento de Portnoy” cuya audacia sexual llamó inmediatamente la atención, transformándose en un provocador, un niño terrible.
                                En los noventa la esposa de Roth, la actriz Claire Bloom de la que luego se divorció, publicó  un libro bastante negativo respecto de su ex  esposo, aunque sin casualidad alguna al año siguiente el escritor inicia una serie de novelas que se cuentan por obras maestras. La primera un juego erótico titulado “El teatro de Sabbath” con la cual obtuvo por segunda vez el National Book Award y bien distintos de los juegos sexuales de sus primeras obras de éxito, abrió una etapa que pudo llamarse universalista por los críticos, donde el mundo más bien cerrado de los judíos americanos de los primeros tiempos se abre y expande convirtiéndose en un interés por el sentido profundo de la existencia humana en general. 
                 Ahí se inicia la llamada Trilogía americana con una novela portentosa, acaso la mejor de las suyas, Pastoral americana. El retrato de ese personaje, el Sueco, netamente american way of life, de vida satisfactoriamente ordenada gracias a su voluntad de trabajo y esfuerzo personal, que se enfrenta al desconcierto absoluto ante la actitud de la siguiente generación representada por su provocadora hija; es un monumento al amor y el dolor y a la incomprensión del mundo. Y en el resto de las novelas que siguen a partir de ese momento no hay un sólo desmayo: es un escritor en plenitud de facultades haciéndose las grandes preguntas de la existencia.
Hasta que llegamos a la serie de novelas cortas que tienen su origen emocional en un libro anterior: Patrimonio, un texto impresionante sobre el fin de su padre y, sobre todo, un texto sobra la muerte. Desde Sale el espectro, la muerte adquiere una importancia capital en el escritor; no porque se dedique a escribir específicamente sobre ella sino porque empieza a reconocer su propia extinción. A partir de ahora, no volverá a escribir una novela larga, como si el cansancio hiciera mella en él, como si ya no pudiera disponer del aliento que le llevó a firmar sus últimas obras maestras. Entonces se dedica a la novela corta, pero el genio es el genio. Salvo un par de ellas, vuelven a ser obras maestras: Indignación, La humillación o Némesis poseen la maravillosa fuerza expresiva de sus mejores obras y prolongan ese fascinante bucear en la condición y la dignidad humana.
A partir de estas últimas, Philip Roth parece escribir contra el tiempo, parece escribir para no morir, para alejar a la muerte, en un esfuerzo final que le hace dar lo más depurado y decantado de su escritura. Por ello, como escritor es un hombre ejemplar; por eso mismo el anuncio de su despedida es tan emocionante.
            Philip Roth ha llegado al tramo final y entrega la pluma. Quizá sea también el último de los grandes, el más ejemplar de los narradores.
The Doors